La Marcha del Orgullo de la Ciudad de México

Arts & Culture

Descubriendo por qué la marcha de esta ciudad es única.

El 28 de junio de 2014, la Ciudad de México fue testigo de la 36ª Marcha del Orgullo LGBTTTIQ. Aunque existen estas marchas en todo el mundo, la del D.F. cuenta con varias características que la vuelven única. My Guide Mexico City tuvo la oportunidad de entrevistar a Carlos López (mejor conocido entre sus amigos como Charlie Dos Veces López), miembro del Comité Organizador de las marchas de 2014 y 2015 (que tendrá lugar el 27 de junio), y quien nos hizo un retrato bastante completo acerca de este movimiento.

Charlie es un reconocido sociólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), así como un activista por los derechos de la comunidad LGBT. Asimismo, es miembro fundador de la organización Queer México, la cual publica estudios sobre disidencia sexual cuyo propósito es diseminar el conocimiento científico entre el público en general. Esta organización además ha ganado reconocimiento gracias a que incorporó a columnistas renombrados, incluyendo a intelectuales y activistas especializados en temas LGBT como Javier Lizárraga, Alonso Hernández Victoria, Antonio Medina, etc.

Charlie Dos Veces Lopez

Sobre la marcha, existen distintas versiones respecto de la cantidad de gente que acudió el año pasado; algunos medios mencionaron que fueron 65 mil, mientras que otros señalaron alrededor de 90 mil. La cuenta oficial de Protección Civil de la ciudad estableció que fueron 80 mil personas, “pero siempre descuentan a un 20 o 30% y no sabemos por qué”, asegura Charlie. El primer contingente comenzó a las 11 am y el último salió a las 4 pm. Así, por más de cinco horas, diversos contingentes se incorporaron al desfile de manera continua llenando el Paseo de la Reforma todo el tiempo.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. Según Charlie, la organización de la marcha del año pasado fue intensa y conflictiva. Él señala que hubo gente con intereses particulares sobre este movimiento que decidió establecer comités organizadores aparte. “Al final hubo tres comités organizadores y un coordinador, ¡fue un desastre!”. En el último momento, las autoridades locales y los comités organizadores se sentaron a negociar y todos unieron fuerzas para hacer que la marcha ocurriera, pues se dieron cuenta de que la causa era más grande que cualquier interés particular. Los diferentes comités tuvieron diferentes puntos a los cuales llegar, y todos marcharon en paz. “De los más de 100 mil participantes de la marcha, 99% no supieron nada sobre estos conflictos, ni cómo empezaron ni quienes estuvieron involucrados”.

De acuerdo con Charlie, hubo más de 30 asociaciones registradas en el desfile, incluyendo los grupos  de vaqueros; lesbianas; Muxes (una comunidad de Oaxaca); la coalición T-47 (una coalición de 47 grupos diferentes de gente transgénero de todo el país, e incluso de Guatemala); el grupo de “barbones MX”; Guerrilla Gay; Judíos; Cristianos; Osos; grupos de la tercera edad; “Metreras”; Anarqueers… ¡Todo tipo de diversidades!

La Marcha del Orgullo de la Ciudad de México

En la década pasada, el movimiento LGBT de la Ciudad de México logró varios objetivos. La diversidad sexual dejó de ser un tabú aquí. De hecho, el tema ganó auge desde 2010, cuando la ciudad se convirtió en el primer territorio del país en dar reconocimiento legal a los matrimonios entre personas del mismo sexo. De 2010 a 2013, 6,092 parejas del mismo sexo contrajeron matrimonio. Hoy en día, estas parejas pueden adoptar hijos y gozan del derecho de heredar o recibir pensiones de sus cónyuges.

Asimismo, existe un sólido marco legal que protege a la comunidad LGBT. De hecho, el artículo 5 de la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación en el D.F. establece que está prohibido cualquier tipo de discriminación, entendiéndola como “la negación, exclusión, distinción, menoscabo, impedimento o restricción de alguno o algunos de los derechos humanos de las personas, grupos y comunidades…”, por razones de origen étnico, nacional, lengua, sexo, género o preferencia sexual, entre otras. Además, en el D.F. existe una Ley de Sociedad de Convivencia, que establece derechos y obligaciones para parejas del mismo sexo.

Estos logros también han impactado a nivel nacional. Este año, la Suprema Corte de Justicia de la Nación señaló que es inconstitucional negar el acceso al matrimonio a las parejas homosexuales. En 2010, esa misma autoridad reconoció formalmente los matrimonios entre personas del mismo sexo así como el derecho de estas parejas a adoptar. En febrero de 2014, la Ley del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) y la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), fueron reformadas para garantizar a las parejas del mismo sexo acceso a los servicios de estos institutos. También en 2014, el Gobierno Federal mexicano declaró el 17 de mayo como el día nacional contra la homofobia, el cual ya había sido reconocido así por el Gobierno de la Ciudad de México desde 2007.

Así, respecto a los objetivos de la marcha del orgullo, Charlie admite que “la agenda legislativa está a punto de agotarse”. Por ello, la pregunta para la Ciudad de México es “¿qué sigue?” Charlie describió la agenda del movimiento: “Muchos de nosotros pensamos en la necesidad de no tener que ver a las instituciones formales como nuestro único interlocutor, sino voltear a hablar directamente con la sociedad. Esto quiere decir que necesitamos diseñar políticas públicas enfocadas a tener un impacto directo sobre la sociedad, como campañas de educación y sensibilización sobre la diversidad que empiecen en las primarias”. Él afirma que el éxito de los grupos conservadores reside en el uso de herramientas culturales para difundir sus mensajes, como los medios de comunicación masiva, la Iglesia, las escuelas, etc. “Su activismo es social y es algo que no hemos logrado hacer nosotros por estar mirando sólo a las instituciones”. 

La Marcha del Orgullo de la Ciudad de México

Y es verdad. Aún existen muchas metas por alcanzar, especialmente tratándose de la difusión de la agenda LGBT entre la sociedad en general. De acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México de 2013, 89% de la población local admitió que la comunidad gay es muy discriminada. De hecho, la preferencia sexual de las personas apareció como la tercera causa más común de discriminación. Más aún, en los últimos 20 años más de 220 personas fueron víctimas de crímenes por homofobia.  

Finalmente, al preguntarle a Charlie si la marcha es una protesta o una fiesta, él afirmó: “No es ninguna y es ambas a la vez. Es algo en sí misma, un síntoma de la diversidad sexual”.

Como lo describe Charlie, la Marcha del Orgullo de la Ciudad de México ha adquirido visibilidad nacional e internacional. Recordemos que fue la segunda marcha en el continente después de Stonewall. Además, este desfile no es exclusivo de la ciudad: “La gente de otros estados planean sus viajes con meses de anticipación para venir a esta marcha. Las marchas de los otros estados se organizan en días distintos porque todos saben que el último sábado de junio es la de esta ciudad”. Tampoco es exclusivo de la causa LGBT: “En la marcha están presentes todo tipo de diversidades, ya sea racial, cultural, social… Es la única marcha a la que asiste gente de todos los estratos sociales, de todas las clases socioeconómicas y de todas las edades”.

Por ello, después de entrevistar a Charlie, algo queda claro. La Marcha del Orgullo de la Ciudad de México es todo: es fiesta, protesta, reclamos, mercado, cultura, colores, música, folclor, disfraces, arte, creatividad… Es orgullo. ¡Es todos nosotros!

 

**Si quieres información sobre la marcha de este año, consulta el siguiente link: https://www.facebook.com/sdpnoticias/videos/1025714960786549/?pnref=story

 

Fuentes:

-COPRED: http://www.copred.df.gob.mx/wb/copred/poblacion_lgbttti

-Sin Embargo: http://www.sinembargo.mx/17-05-2014/994214